DESPUES DE LA TORMENTA NO VIENE LA CALMA

No habrá calma para la ciudad de Nueva York tras el inclemente azote del “ciclón bomba” el jueves, que dejó el jueves entre 20 y 30 centímetros de acumulados de nieve en los cinco condados. La nevada fue solo el inicio del tormento invernal para los neoyorquinos, que este viernes y todo el fin de semana tendrán que seguir soportando el frío ártico extremo, con pronósticos que afirman que las temperaturas bajarán drásticamente.
El Servicio Meteorológico Nacional informó que el termómetro marcará hasta un mínimo histórico de entre -13° y -16° Centigrados este viernes, aunque el sábado será mucho más gélido, con temperaturas polares de entre -17° y -19°. El récord del 6 de enero más frío de la historia se registró en 1896 cuando las temperaturas bajaron a los -19° Centigrados.

Deje su comentario