INVITAN A NEOYORQUINOS Y TURISTAS A VIVIR EN UN MUSEO

FOTO NYC 441

El Museo de la Ciudad de Nueva York quiere demostrar que, con un poco de ingenio, en un microapartamento pueden caber muchas cosas. Para hacerlo, ha invitado a cinco personas a vivir durante un fin de semana entre 30 metros cuadrados.
“En Nueva York, tu apartamento es tu habitación y la ciudad es tu salón” es uno de los “mantras” a los que más recurren los agentes inmobiliarios cuando se trata de convencer a un extranjero para que alquile uno de los minúsculos estudios de la ciudad de los rascacielos.
“Cuando me lo plantearon pensé que era demasiado pequeño, pero después cuando estás viviendo aquí es diferente, se siente abierto, no parece ni de lejos lo pequeño que es”, dice Taylor Jones, becaria del museo que, junto a su compañera de trabajo Emily Theakston, se animó a pasar 24 horas en este reducido espacio.
Una silla de escritorio que se transforma en una escalera, una mesa auxiliar que se convierte en cuatro asientos o una cama matrimonial que se repliega en la pared para dar paso a un sofá son algunas de las propuestas que consiguen aprovechar al máximo este diminuto espacio.
El viernes tomaron el relevo la directora de diseño de Resource Furniture, Challie Stillman, y su novia, la abogada colombiana Lina Franco, que abandonaron por un día su apartamento de una habitación en Williamsburg (Brooklyn) para “mudarse” al museo e incluso organizaron una cena con ocho comensales, dos de ellos españoles.
El experimento es parte de la exposición Making Room, que hasta el 2 de septiembre muestra proyectos arquitectónicos que abordan el desafío que supone el cambio demográfico en ciudades como Nueva York, donde un tercio de la población vive sola pero el espacio es cada vez más limitado.

Deje su comentario