COMIENZAN A LLEGAR LOS REGALOS

El 28 de octubre próximo la ciudad de Nueva York, celebrará con una ceremonia el 125 aniversario de su símbolo más conocido, la Estatua de la Libertad, que se erige sobre la bahía del río Hudson.

En estos días la estatua está recibiendo regalos de alta tecnología para celebrar su cumpleaños número 125. Cámaras de video conectadas a una computadora y a internet en su antorcha que permitirán a los espectadores contemplar el puerto de Nueva York y leer las tablillas que están en una de sus manos, o mirar en tiempo real a visitantes de la islaLas cámaras con lente Ojo de Pez, cuya distorsión deliberada se asemeja a una imagen reflejada en una esfera, ofrecerán una vista angular de 180 grados. Las cinco cámaras montadas en la antorcha serán encendidas el viernes durante una ceremonia para conmemorar la inauguración de la Estatua de la Libertad el 28 de octubre de 1886.

Este monumento, regalo del pueblo francés, fue construido en el país galo y transportado hasta la isla Bedloe —hoy conocida como Isla de la Libertad— donde se ensambló sobre un pedestal. La inauguración tuvo lugar ante la atenta mirada del presidente estadounidense de entonces, Grover Cleveland.

Fue el político francés Eduardo Laboulaye, quien en el siglo 19 tuvo la idea de que Francia ofreciera un regalo a EE. UU. para la conmemoración del centenario de su Independencia, como recuerdo de la larga amistad entre ambos países y para garantizar la alianza franco-estadounidense. En esa época, Estados Unidos acababa de salir de la Guerra Civil y el país estaba en plena reconstrucción.

El joven escultor Frédéric-Auguste Bartholdi fue contratado para diseñar la estatua, que debería estar terminada en 1876, fecha del centenario de la Independencia estadounidense. Bartholdi buscó un ingeniero para que se encargara del diseño de la estructura interna de la estatua, en cobre. Gustave Eiffel —constructor de la torre que lleva su nombre en París— fue el elegido para llevar a cabo la labor.

EE. UU. se hizo cargo de la construcción del pedestal del monumento, mientras que Francia se encargaría de la elaboración de la estatua.

Los problemas financieros en ambos lados del Atlántico causaron que ese monumento no estuviera terminado, sino hasta 10 años después de lo programado.

Deje su comentario