NUEVA LEY CONTRA EL TABACO

Legisladores de Nueva York acordaron ayer no permitir este mal hábito en espacios abiertos de uso público.

La medida entraría en vigencia en tres meses. Con la norma de 2003 hay 350 mil fumadores menos y la esperanza de vida se extendió 19 meses

El Consejo de la ciudad extendió así la prohibición de fumar en Times Square, Central Park o cualquier otro parque, playa, embarcadero o plaza pública de la ciudad de los rascacielos. La normativa afectará a mas de 1.700 parques públicos y a 22 kilómetros de playa.

“Este verano, los neoyorquinos que acudan a nuestros parques y playas para divertirse podrán respirar un aire más limpio y sentarse en una playa que no esté llena de colillas de cigarrillos”, anunció Bloomberg tras la aprobación de esta medida. 

La iniciativa forma parte de un programa más amplio que establece también más impuestos sobre la venta de los cigarrillos, cuyos precios en Manhattan superan los diez dólares cada caja. Desde 2003 en Nueva York está vedado fumar en locales de comida y beber en espacios públicos.  

“Las estadísticas no mienten: El humo mata a los fumadores pasivos. Nadie debería tener que inhalar el mortal humo de los cigarrillos cuando va a un parque o a la playa”, añadió la concejal Christine Quinn, una de las principales impulsoras de la iniciativa.

Los detractores de la estas medidas sostienen que prohibir el tabaco en espacios abiertos supone una intromisión en las libertades individuales.

Deje su comentario