LA GRAN MANZANA

La Gran Manzana (del inglés The Big Apple) es un sobrenombre o apodo de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, aunque la mayoría de los neoyorquinos no lo usan de forma frecuente. Se hizo popular en los años 1920 gracias a John J. Fitz Gerald, periodista deportivo del diario New York Morning Telegraph. Su popularidad actual se debe a una campaña publicitaria de la oficina de convenciones y turismo de Nueva York (del inglés New York Convention and Visitors Bureau).

Historia del término
Aunque la historia del término “la Gran Manzana” se consideró un misterio durante un tiempo, la investigación en las pasadas dos décadas, especialmente por parte del etimólogo aficionado Barry Popik y el profesor Gerald Cohen de la Missouri University of Science and Technology, ha contribuido a aclarar la historia del término. Antes de su trabajo hubo una serie de etimologías erróneas de las cuales la más absurda fue aquella que afirmaba que el sobrenombre proviene de un burdel neoyorquino a cuya madame se le conocía por el sobrenombre de Eva. Este extremo ha sido corregido en la página de Internet con información más precisa.

La Gran Manzana se popularizó como sobrenombre de la ciudad de Nueva York gracias a John J. Fitz Gerald en un artículo de una edición del New York Morning Telegraph en los años 20 en referencia a las carreras de caballos en Nueva York. La primera vez que se utiliza el término para denominar a la ciudad de Nueva York fue el 3 de mayo de 1921.
J. P. Smith, junto a Tippity Witchet y demás pertenecientes de la cuadra L. T. Bauer, se espera que salgan para “la Gran Manzana” mañana tras una próspera campaña primaveral en Bowie y Havre de Grace.
Fitz Gerald se refirió a “la Gran Manzana” posteriormente de forma frecuente. Explicó su uso el 18 de febrero de 1924 en una columna bajo el título “Alrededor de la Gran Manzana” (del inglés “Around the Big Apple”):
La Gran Manzana. El sueño de todo mozo de cuadras que haya montado un purasangre y la gran meta de todos los jinetes. Solo hay una gran manzana. Y esa es Nueva York. Dos manos oscuras de cuadra guiaban un par de purasangres alrededor de áreas de calentamiento de cuadras adyacentes en Fair Grounds, Nueva Orleáns inmersos en una conversación discontinuada.
“¿Hacia donde partes?” pregunta uno.
“De aquí nos dirigimos a la Gran Manzana,” responde el otro de forma orgullosa.
“Sí, pues casi mejor que comiences a dar de comer a esos esqueléticos porque sino lo único que te vas a llevar de la manzana serán las pepitas” fue la aguda réplica instantánea.
La referencia de Fitz Gerald sobre manos oscuras de cuadra sugiere que el término puede ser originario de la cultura afroamericana. Esta teoría se refuerza gracias al Chicago Defender, un periódico afro americano de tirada nacional. “Ragtime” Billy Tucker, un artista de vaudeville/ragtime y escritor de Defensor (del inglés Defender), uso el término “gran manzana” para referirse a Nueva York al escribir sobre carreras de caballos el 16 de septiembre de 1922:
Confio en que tu viaje a ‘la gran manzana’ (Nueva York) haya sido un gran éxito y solo deseo el poder haber estado allí junto a ti.
El mismo escritor había usado previamente el término “Gran Manzana” como referencia a una ciudad diferente, Los Ángeles. Este ejemplo, del 15 de mayo de 1920 es el primer uso conocido de la “Gran Manzana” para referirse a una ciudad. Es posible que el periodista entendiera que el término “Gran Manzana” era apropiado para cualquier ciudad grande:
Queridos Pal y Tony: No, A Ragtime Billy Tucker no se lo ha tragado la tierra, sigue en la ‘Gran Manzana’, Los Ángeles.
A finales de los años 20, los periodistas de Nueva York (además de Fitz Gerald) comenzaron a usar el término “Gran Manzana” en contextos diferentes al de carreras de caballos. “La Gran Manzana” (en inglés The Big Apple) fue una famosa canción y baile de los años 30. Walter Winchell y otros escritores continuaron el uso del término en los años 40 y los años 50.
En los años 60 el término “la Gran Manzana” se quedó anticuado como sobrenombre de New York. Sin embargo, a comienzo de los años 70 la Oficina de Convenciones y Turismo de Nueva York (del inglés “the New York Convention and Visitors Bureau”), hoy en día “NYC & Company”, la organización oficial de Nueva York en temas de imagen y turismo, con su presidente, Charles Gillett, a la cabeza, comencionó a promocionar “la Gran Manzana” como el sobrenombre de la ciudad. Y desde entonces ha ganado en popularidad. El alcalde Rudolph W. Giuliani firmo en 1997 un decreto para calificar la esquina suroeste de la calle “West 54th Street” y Broadway, esquina en la que John J. Fitz Gerald residiera entre 1934 y 1963, como “La esquina de la Gran Manzana” (del inglés “Big Apple Corner”).

Deje su comentario